Dubitación (selección)

larger

 Martín Gambarotta

Acá, el agua es distinta, los pétalos

del alcaucil son distintos, todo es

en esencia, distinto

pero el que saca una botella de la heladera

y la pone sobre la mesada básicamente

es el mismo.

 

 

*

 

Ustedes que eligen la

confrontación, ustedes que eligen

la confrontación, ustedes

que eligen la confrontación

 

Ustedes que eligen la reverberación, ustedes

que eligen la reverberación, ustedes que

eligen la reverberación.

 

Ustedes que eligen la dubitación, ustedes

que eligen la dubitación, ustedes que eligen

la dubitación.

 

Ustedes que eligen la anomalía, ustedes

que eligen la anomalía, ustedes que eligen

la anomalía.

 

Ustedes que miden milimétricamente

sus actos, ustedes que miden

milmétricamente sus actos, ustedes

que miden milimétricamente sus actos.

 

 

*

 

Quince meses, tres de esos meses

para descifrar el resto de los meses

tus meses, es decir al norte de esos

meses no había nada.

 

*

 

Me afilio al Sindicato de

la Dubitación.

 

me afilio al

Sindicato de la Dubitación

 

me afilio al Sindicato

de la Dubitación

 

 

*

 

 

Ustedes que logran materializar, ustedes

que logran materializar. Ustedes que logran

materializar.

 

 

*

 

Ustedes que no entienden el beneficio

de haber estado largas horas, días enteros

con largavista observando pájaros e ir

anotando sus nombres en una libreta.

 

 

*

 

Conocer bien la

especie de pájaro

antes de nombrarlo

 

es la única forma

honesta de nombrar

lo

 

por eso cuando vio

lo que le parecían

cuatro loros

 

salvajes en vuelo

rasante entre las palmeras

magras de una plaza

 

al unison: cuatro caza

bombarderos verdes

en miniature

 

zigzaguendo

como para escribir juntos

Tel Aviv en el aire

 

no pudo

masticar bien

la experiencia

 

*

 

El ajedrecista prófugo en un parque de diversion

 

 

 

La tricotomía que distorsiona la visión

 

 

*

 

No es el momento de poner el alcaucil

sobre una mesada de metal immaculado

y no es el momento de disquisiciones

acerca de por qué no puso un alcaucil

sobre la mesada; no es el momento retractile

el momento retrotraído de todo, el momento

de asignarle un color a cada mes

el momento del trapo negro flameando

sobre su cabeza.

 

 

*

 

Si quieres que

tu casa sea

bibilonia

 

sin visa

no se puede

trovar

 

si no quieres

sentarte en una

silla de plastica

 

si trovas no

te dan

visa.

 

 

*

 

No está

se fue a comprar

pan judío

 

no está

fue a bañarse

al río

 

no está

se fue a rotar

en el vacío

 

no está se

fue del frío

a lo frío

 

Imagen: Delfina Estrada, “Campo de batalla”

gambaMartín Gambarotta (Buenos Aires, 1968). Obtuvo el Primer Premio en el I Concurso Hispanoamericano Diario de Poesía con su libro Punctum editado por Tierra Firme, Buenos Aires, 1996 y en coedición de Mansalva y Ediciones VOX en 2011. Le siguieron Seudo (2000), Relapso+Angola (2005), la plaqueta Para un plan primavera (2011) y la reedición de Seudo / Dubitación (2013), todas por Ediciones VOX, de Bahía Blanca. En 2015 el sello n direcciones publicó la plaqueta en prosa La abolición de los teclados.


Publicado el 07 de abril de 2017 en Poesía.



[ + bar ]


Paula Bohince

traducción de Fernanda Trías

 

LIRIOS Y SALTAMONTES

Cliente en una casa de cortesanas, cuadro de lo masculino y femenino. Los lirios se recuestan, lánguidos, rosa oscuro el centro y más claras las... Leer más »


Rowan Ricardo Phillips

 traducción de Ezequiel Zaidenwerg

A UN VIEJO AMIGO EN PARÍS

Yo nunca vi al fantasma de tu madre. Pero vi tus poemas acerca del fantasma de tu madre, rozándote... Leer más »


Sueño de un poeta americano: entrevista a David Shook

Pola Oloixarac traducción de las respuestas de Shook por Milton Läufer

Un joven profesor de literatura de Los Angeles recolecta dinero y poemas en Internet para realizar su sueño... Leer más »


Tres instantáneas en el descenso

Edgardo Cozarinsky

1. “Il vecchio non trova pace”

Qué hablás, iba a lanzarle al barman con impecable frialdad, decidido a fulminarlo con la mirada, cuando me doy... Leer más »



» ¡suscribite!

Newsletter