DARK (una obertura)

lunapaiva

Edgardo Cozarinsky

Empieza, siempre, en las sienes, una palpitación casi imperceptible al principio, y en el momento preciso en que la reconoce ese latido empieza a crecer hasta que siente que la cabeza le va a estallar y la vista se le nubla y la distancia entre él y los objetos que lo rodean vacila y el brazo que extiende hacia el teléfono tarda en llegar y el número del servicio médico de urgencia no aparece en la lista que sin embargo sabe que ha incorporado a la memoria del teléfono. Pero no es solo la cabeza. El pecho replica el palpitar de las sienes, el tórax se estrecha y las costillas oprimen algo que solo se le ocurre llamar corazón, no puede respirar y por la boca abierta no entra el aire. Sale a la puerta de calle, impulso que a la mañana siguiente le parecerá ridículo, no quería que lo encontrasen muerto cuando derribaran la puerta días después de no verlo, y está sentado en el umbral ante la vereda cuando llega el médico, es decir que finalmente logró dar con el número de teléfono que parecía inhallable, y pudo hablar para pedir auxilio, y en ese instante recuerda que en otras ocasiones el electrocardiograma nunca detecta huella de infarto, ni siquiera de preinfarto, y que solo meses más tarde cuando se resigna a seguir la indicación de su médico, a no volver a llamar al servicio de urgencia que solo atina a darle un somnífero tan fuerte que lo deja estúpido parte del día siguiente, solo entonces oirá hablar de ataque de pánico al aceptar ponerse en manos de otro médico cuya especialidad siempre le infundió desconfianza, psicólogo, psicoanalista, psiquiatra, cómo confiarle su alma a alguien que no haya leído a Dostoievski o a San Agustín, pero acepta de todos modos obedecer a su dictamen y someterse a un psicofármaco que muy pronto abandonará para buscar y hallar remedio en las palabras, más bien en el hecho de escribirlas apenas se anuncia la crisis, de ponerlas en cierto orden. Acude al cuaderno o a la pantalla y escribe algo que uno o dos días más tarde podrá parecerle desechable, o al contrario lo sorprenderá revelándole que ha descendido a una oscuridad relegada, y comprueba no sin vergüenza que había elegido suprimirla, que nunca se habría atrevido a convocarla fuera de esas noches de espanto, en ese estado que otros llaman de normalidad y él ya ha entendido que es la solapada censura a la que ha cedido su vida cotidiana.

* *

Fuente: Dark (Tusquets 2016). Imagen: Luna Paiva, “wheel and gun” (2012).

E.C. by Verónica ChenEdgardo Cozarinsky nació en Buenos Aires, vivió durante tres décadas en París, y ahora intercala ambas ciudades con estadías más largas en su ciudad natal. Es escritor y director de cine. Entre sus más de veinte libros, los únicos traducidos al inglés son Vudú urbano (prologado por Susan Sontag), La novia de Odessa y El rufián moldavo. Sus películas incluyen ficción y ensayos (que no deben ser vistos como documentales). Al cumplir 70 se embarcó en una serie todavía en progreso de 'películas de cámara'. Gran entusiasta del tango, se lo puede ver casi todas las noches en una u otra milonga de Buenos Aires. (Foto: Verónica Chen)


Publicado el 14 de febrero de 2016 en Ficción.



[ + bar ]


He perdido todo lo que amé (fragmento)

de J’ai perdu tout ce que j’aimais (fragmento) por Sacha Sperling traducción de Micaela Agostini

Había decidido que mi nombre sería Sacha Sperling y que mi vida... Leer más »


“Memorias Herméticas” de Luna Paiva

Andrew Berardini traducción de Julia Napier

A pesar de que el significado de los antiguos tótems se haya perdido, su sentido aún permanece.
Una mano humana altera la naturaleza con... Leer más »


错误

郑愁予

我打江南走过 那等在季节里的容颜如莲花的开落 东风不来,三月的柳絮不飞 你的心如小小的寂寞的城 恰若青石的街道向晚 跫音不响,三月的窗扉紧掩 我达达的马蹄是美丽的错误 我不是归人,是个过客

Leer más »

Sueño de un poeta americano: entrevista a David Shook

Pola Oloixarac traducción de las respuestas de Shook por Milton Läufer

Un joven profesor de literatura de Los Angeles recolecta dinero y poemas en Internet para realizar su sueño... Leer más »



» ¡suscribite!

Newsletter