“Memorias Herméticas” de Luna Paiva

javier agustin rojas_slyzmud, composition 24_IMG_2916

Andrew Berardini
traducción de Julia Napier

A pesar de que el significado de los antiguos tótems se haya perdido, su sentido aún permanece.
Una mano humana altera la naturaleza con un propósito, estas pilas antiguas marcan un sendero u honran a un dios, miden las estrellas o recuerdan una guerra. No podemos saber su motivo con certeza. Si uno se para a la sombra de un hito megalítico, sentirá su poder: una energía antigua y latente, atenuada por nuestra ignorancia pero no por eso menos poderosa. Sabemos que contiene un sentido profundo, aunque nunca sabremos precisamente cuál es. En estos hitos de piedra desparramados por el planeta descubrimos trazos de nuestros ancestros, formas simples que todavía creamos en la poca naturaleza virgen que nos queda. Es una base de comunicación y expresión a través de la materia: los principios de la escultura.

Las esculturas de Luna Paiva, aquí en exposición, se inclinan sobre su espíritu oculto y poderoso.
Al igual que la tradición antigua en que se inspiran, los hitos de Paiva no revelan sus secretos fácilmente. Se pueden discernir trazos de historia humana, el juego entre las propiedades sutiles de los metales, y como se aprendió a moldearlos.
Podemos sentir su presencia elevada y áspera. Pero su poder yace en sus misterios.

Fundidos en bronce, estos tótems resplandecientes asumen el aura de su material. Trabajados y moldeados, forjados hasta
el fetiche, los fundidores de estatuas e ídolos prefieren el bronce por sus propiedades particulares. Compuesto de cobre y usualmente estaño, el bronce, dúctil y duradero, se expande lo justo al asentarse para llenar los detalles más finos del molde. Se puede verter en poses grandiosas y dinámicas. La terminación de la pátina puede conceder al metal cientos de colores químicos y transformar su dureza fría en una piel suave con moretones frescos y manchas de sangre; y a su vez, darle a la inmóvil estatua la ilusión de movimiento en curso y una gracia animal. El material perfecto para dar forma y homenaje a los dioses.

Los cultos han desaparecido, los ídolos profanados. De los bronces más antiguos, sólo unos pocos de los más bellos han sobrevivido. El cuerpo de un dios derretido en pos de armas y dinero. El camino de todas las religiones. Cuántos crucifijos de bronce se han fundido en el barril de un cañón, el bolsillo de un sacerdote. Pero el metal de inagotables usos persiste y se utiliza una y otra vez, adaptándose a cada nueva necesidad. Y, con la misma facilidad, se vuelve a adaptar.

Luna Paiva por  JAR

El cobre, componente primario del bronce, sigue moviendo los flujos de energía de continente en continente, vinculando casa con casa y estación con estación. Portador de una luz Luciferiana, cuando se incorpora a la grilla eléctrica, este metal ilumina la vida moderna, transformando ciudades oscuras en tableros brillantes. Este poder vuelve al elemento de Afrodita esencial para la vida moderna y más de un paisaje ha sido despojado para satisfacer el deseo irreparable y goloso del mundo mecanizado. Por siempre un medio de lo que está más allá, la pura atracción de energía, imperdurable a través del tiempo y el espacio; maleable y conductivo, el cobre se adapta y transmite pero no subsiste. La lujuria que lo atraviesa se disipa en su consumación con otros metales, pero en la aleación, se da a luz al bronce poderoso y todas las expresiones que pueden concebir los artistas a través de él. El bronce perdura. El tinte marrón bruñido susurra los orígenes que hemos olvidado pero que sobreviven en esta aleación.

Mientras la historia se convierte en leyenda y mito antes de ser olvidada, permanecen algunos pocos artefactos que narran los relatos de nuestros ancestros y de nuestro origen. En estas estructuras renovadas, Luna nos invita a seguir la trayectoria misteriosa que nos trajo de entonces hasta hoy, y que quizás nos lleve más lejos aún.

javier agustin rojas_slyzmud, composition 24_IMG_2989

 

* *

La exposición “Memorias Herméticas” puede verse en Galería SlyZmud en Buenos Aires.

Imágenes: Javier Agustín Rojas

BerardiniAndrew Berardini nació en California y vive en Los Angeles. Escritor, editor y curador. Editor colaborador en Momus, Art-Agenda y Mousse. Profesor en el Mountain School of Art. Co-fundador de Art Book Review. Escritor del Warhol/Creative Capital Arts y 221A Curatorial Resident Grantee. Autor de Danh Vo: Relics (Mousse, 2015) y el aún no terminado Standard Book of Colors.
julia napierJulia Napier nació en los Estados Unidos. Estudió letras en el Haverford College de Filadelfia y realizó una maestría en escritura creativa en el Goldsmiths College de Londres. Es escritora, traductora, fotógrafa y maestra de yoga. Vive desde hace veinte años en Buenos Aires con su marido y sus dos hijos. Entre las diversas publicaciones que realizó en la Argentina y en el exterior, editó el libro Argentina, una mirada de 25 mujeres de 18 países y la antología Mujeres Argentinas. Recientemente colaboró en el guión del cortometraje "35 and Single" de Paula Schargorodsky y en el libro The Ordinary del artista Leandro Erlich.


Publicado el 22 de agosto de 2015 en Arte.



[ + bar ]


Ada Limón

 traducción de Belén Agustina Sánchez

El Problema con Viajar

Cada vez que estoy en un aeropuerto, pienso que debería drásticamente cambiar mi vida: Matar las cosas de niños, empezar a portarme según... Leer más »


Cómo entrar en las fiestas: Para medir la marea de Alexander Maksik

Jennifer Croft traducción de Miklos Gosztonyi

Comprendí que había destruido el equilibrio del día, el silencio excepcional de una playa en la que había sido feliz.... Leer más »


Revelar lo local

Los caminos de la endogamia literaria son inescrutables, y en ciertos casos no menos maravillosos. Javier Calvo, el más prolífico y virtuosamente raro de los novelistas... Leer más »


Tres instantáneas en el descenso

Edgardo Cozarinsky

1. “Il vecchio non trova pace”

Qué hablás, iba a lanzarle al barman con impecable frialdad, decidido a fulminarlo con la mirada, cuando me doy... Leer más »



» ¡suscribite!

Newsletter